Si queremos disfrutar de una buena salud bucodental, además de adoptar buenos hábitos, es necesario evitar manías nocivas que pueden poner en peligro nuestra sonrisa. Te traemos una serie de consejos para perfeccionar tu rutina de higiene y protegerte de enfermedades bucales.

Fumar

Todos conocemos ya lo perjudicial que es fumar para la salud, sin embargo, debemos remarcar las consecuencias que tiene para nuestra sonrisa. En primer lugar, a nivel estético, tinta de amarillo nuestros dientes, pero este no es el único efecto negativo. Produce mal aliento y nos hace más vulnerables a la hora de sufrir afecciones como la gingivitis, y en casos más graves, hasta una periodontitis.

Morderse las uñas

Esta manía aparentemente inocente esconde muchos efectos secundarios, especialmente relativos a la salud bucodental. Por un lado, nuestras manos están en contacto con muchos gérmenes, ya que tocamos estamos constantemente tocando superficies sin desinfectar. Cuando nos llevamos las manos a la boca estamos dejando que estas bacterias entren en nuestra boca, haciéndonos más vulnerables a posibles enfermedades.

Por otro lado, cuando nos mordemos las uñas, `forzamos nuestra mandíbula. Si lo hacemos con mucha frecuencia, podemos causarnos afecciones relativas a la deformación dental, así como dificultar la alineación de los dientes y provocar apiñamiento.

Rechinar los dientes

De todos los hábitos que hemos mencionado, rechinar los dientes es el acto más involuntario, ya que lo realizamos de forma inconsciente. Gran parte de la población sufre de bruxismo debido a problemas de estrés y ansiedad. Se trata de un acto que no solo desgasta nuestras piezas dentales, sino que puede llevarnos a sufrir problemas de salud como migrañas y afecciones en las cervicales. En este post te hablamos de sus soluciones.

Ejercer demasiada presión en el cepillado

Las encías sufren extremadamente cuando nos cepillamos con demasiada fuerza los dientes. Este hábito no solo provoca mayor sensibilidad en las encías, sino que también consecuencia la recesión en esta parte de nuestro diente, es decir, dejamos mayor parte de la pieza dental al descubierto.

Consumir alimentos muy duros

Picar entre horas es otro de los hábitos nocivos para nuestra sonrisa, ya que no solemos cepillarnos los dientes después. Y muchos de los alimentos que suelen ser recurrentes para picar son dañinos también. Hablamos de comida demasiado dura como por ejemplo los quicos.

Utilizar otros métodos que no sean hilo dental

El uso de hilo dental es un paso obligatorio en nuestra rutina de higiene y limpieza. No hay ningún producto sustitutorio para esta labor. Por esto mismo, no debemos utilizar palillos ni cualquier otro tipo de herramienta para realizar la labor de la seda dental.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestroNewsletter

Apúntate a nuestra lista de mail para recibir las últimas noticias y actualidad de nuestro equipo.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

te has suscrito correctamente!