El verano está a la vuelta de la esquina y son muchos los que optan por una dieta expres para conseguir una silueta perfecta de cara a los próximos meses, pero no todos son conscientes de las negativas consecuencias que conllevan estas dietas y, lo que para nosotros es muy importante, cómo afectan a la salud bucodental.

Estudios recientes del sector aseguran que las dietas exprés -también conocidas como dietas milagro- no son recomendables bajo ningún punto de vista, ya que se trata de dietas pobres en nutrientes que afectan al sistema inmunológico y al correcto funcionamiento del cuerpo. Y sí, aunque parezca sorprendente, también afectan a nuestra boca.  Además, es importante saber que su objetivo principal: “perder peso rápidamente”, se convierte totalmente en un efecto rebote ya que en cuestión de días se vuelve a recuperar todo el peso perdido.

Vayamos más allá. ¿Por qué estas dietas son tan perjudiciales para nuestros dientes? La relación que existe entre la salud bucodental y la alimentación es mucho más importante de lo que a priori podemos pensar, ya que la boca es el lugar en el que comienza la ingesta de alimentos.

Las dietas hiperproteicas, basadas en la ingesta de proteína, son las más conocidas y las más dañinas. Estas provocan que el cuerpo destruya la proteína que él mismo genera, afectando a los tejidos blandos de la boca –mucosas y encías- y al esmalte de los dientes. Esta es la razón por la cual aumenta la probabilidad de la aparición de caries o enfermedades en las encías.

La disminución de saliva es otro de las consecuencias que tienen las dietas exprés y que afecta de manera directa a nuestra boca, provocan sequedad bucal. Además, se alteran las propiedades antibacterianas de la saliva, perjudicando a la principal protección contra caries, enfermedades en las encías e infecciones.

También pueden causar un déficit importante de vitaminas como, por ejemplo, las pertenecientes a los grupos A, B y C, traduciéndose en infecciones, llagas, quilitits o irritación. En concreto, la ausencia de la vitamina A puede reducir la salivación y sus propiedades antibacterianas dando lugar a las consecuencias mencionadas anteriormente. El mal aliento bucal en aquellas personas que optan por dietas bajas en hidratos de carbono o la oxidación de los tejidos que afectan a la absorción del calcio son también efectos negativos que repercuten en nuestra boca.

Hemos dado razones suficientes para que, en caso de que estés planteándote perder peso estos meses, lo hagas de la mano de profesionales que ayuden a mantener tu cuerpo y boca de la forma más saludable, siguiendo una dieta equilibrada en nutrientes esenciales y vitaminas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestroNewsletter

Apúntate a nuestra lista de mail para recibir las últimas noticias y actualidad de nuestro equipo.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

te has suscrito correctamente!