Los cepillos eléctricos o manuales son generalmente la principal elección que tenemos que realizar a la hora de elegir un utensilio para nuestra higiene bucal, pero ¿cuál es mejor? Analizamos qué tipo de cepillo es mejor para cada caso. Sigue leyendo.

Debemos partir de la base que ambas opciones son igual de eficaces siempre que llevemos a cabo una limpieza correcta que elimine cualquier resto de comida que pueda quedar en nuestra boca tras la ingesta de alimentos. Así evitamos el sarro y controlamos la placa bacteriana.

El cepillo eléctrico y manual es igual de eficaz, pero tiene diferencias fundamentales.

Aún así, el cepillo eléctrico y manual presentan una serie de diferencias que merece la pena detallar para facilitar la decisión de qué utensilio utilizar.

Ventajas del cepillo eléctrico

A pesar de que, como hemos dicho, estos dos tipos pueden limpiar correctamente las cavidades, el cepillo eléctrico presenta más beneficios para la salud bucodental. Las características de las cerdas del cepillo facilitan la limpieza sin un gran esfuerzo.

En primer lugar, el movimiento automático de un lado a otro consigue un cepillado más completo. Además, el tamaño más pequeño y redondo del cabezal permite al usuario llegar a las zonas más difíciles de la boca y cubrir por completo el diente.

Ventajas del cepillo manual

Muchas de las ventajas del cepillo manual tienen que ver más con la comodidad, que la eficacia a la hora de cepillarnos los dientes. En primer lugar, resulta mucho más fácil de transportar cuando comemos en la oficina o fuera de casa y queremos mantener nuestra higiene bucodental. Además, existen modelos exclusivos para viaje con tamaños más pequeños y prácticos para llevarlo siempre con nosotros.

El precio también es una gran diferencia. Los cepillos manuales son mucho más económicos en comparación con el eléctrico, que además necesita recambios.

¿Es el cepillo eléctrico adecuado para todos?

La respuesta es sí, tanto para niños de más de 8 años, como para adultos con y sin problemas dentales. La automatización del temporizador para cepillarnos durante el tiempo correcto y el sensor que detiene el movimiento del cabezal si aplicamos demasiada presión también nos ayudan a conseguir una limpieza correcta.

Recuerda que para una limpieza eficaz que mantenga tu sonrisa sana, has de utilizar también hilo dental y flúor antes de terminar tu rutina.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestroNewsletter

Apúntate a nuestra lista de mail para recibir las últimas noticias y actualidad de nuestro equipo.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

te has suscrito correctamente!