Con la caída de los primeros dientes de leche, los padres empiezan a preocuparse por la salud dental de sus hijos y surge la duda de si es necesario que acudan al dentista. Pero ¿cuándo hay que llevar a los niños al dentista por primera vez? Aunque no hay una única respuesta y depende de las necesidades específicas de cada niño, en general se recomienda que se debería empezar acudir a las revisiones a los 7 u 8 años.

Primeras revisiones

La importancia de un diagnóstico temprano puede evitar futuros problemas más serios y complicados de tratar. Por tanto, se recomiendo empezar a visitar al dentista al cumplir los 7 u 8 años.

En estas primeras revisiones, se evaluará el estado de su boca, la posición y oclusión de los dientes y el desarrollo de los maxilares. Además, se diagnosticará si es necesario recurrir algún tratamiento de ortodoncia o de cualquier otro tipo. A esta edad, normalmente ya han salido los incisivos superiores e inferiores definitivos y poco a poco se va desarrollando el crecimiento oseo de los maxilares. También se comprobarán las encías y que el color de los dientes sea el adecuado y uniforme.

Por tanto, estas exploraciones permitirán detectar algunos de los problemas más frecuentes a estas edades como posibles alteraciones de maloclusión o mal posición de los dientes.

Cabe destacar, que la infancia es una época idónea para intervenir en el desarrollo de los dientes, ya que los huesos son todavía moldeables y los dientes pueden moverse con facilidad. Sin embargo, conforme envejecemos el hueso de la mandíbula deja de crecer y se endurece por lo que los tratamientos serán más costosos.

Por otra parte, si el crecimiento es el correcto las revisiones serán periódicas, cada seis o doce meses, con el objetivo de llevar un control del crecimiento.

Tipos de tratamientos

Según la edad y el tipo de alteración que se deba corregir variará. No obstante, a estas edades los tratamientos suelen ser de primera fase y durar entre 12 y 18 meses. Al terminar con estos procedimientos se continuarán realizando revisiones asiduas hasta los 12 años.

Entre los diferentes tipos de aparatos que se suelen colocar a estas edades, diferenciamos entre los removibles y los fijos.

  • Aparatos removibles:  son aparatos que se pueden quitar con facilidad y que se sujetan por medio de ganchitos a los molares. Normalmente, cuantas más horas se lleven mejor será el resultado final.
  • Aparatos fijos: van pegados a los dientes. Los más famosos son los brackets.

¿Necesita mi hijo ortodoncia?

Sabemos que esta duda atormenta a muchos padres, a continuación, te damos algunos indicadores que pueden evidenciar la necesidad de una ortodoncia.

  • Dientes mal colocados o apiñados.
  • Si se muerden las mejillas o el paladar con frecuencia
  • Perdida prematura o tardía de los dientes de leche
  • Dientes superiores muy salidos respecto a los inferiores

No obstante, nuestra recomendación es acudir a un profesional ante cualquier duda y no olvidar las distintas revisiones periódicas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestroNewsletter

Apúntate a nuestra lista de mail para recibir las últimas noticias y actualidad de nuestro equipo.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

te has suscrito correctamente!