Lo sabemos. Dentina dental no es el primer término que se nos viene a la cabeza cuando hablamos de piezas dentales, pero lo cierto es que es una de las partes más importantes de nuestra sonrisa. En este post te contamos por qué y cómo puedes cuidarla para conseguir una sonrisa sana y bonita.

Qué es la dentina dental

Llamamos dentina dental a la capa interna de nuestro diente. Tiene un importante papel, pues gracias a ella nuestro nervio o pulpa está protegido de posibles golpes durante nuestro día a día. Pero es que la dentina no solo tiene esta función protectora. Es además un importante componente estético, ya que otorga el color a nuestros dientes.

Si entramos en profundidad, es interesante señalar que la dentina, que se encuentra recubierta por el esmalte de las piezas dentales, es uno de los tejidos más resistentes del cuerpo humano. Esta parte de nuestro diente está conectada por túbulos dentinarios microscópicos que conectan el interior de la pieza dental con la superficie, es decir, el esmalte con el interior de la pulpa.

Qué ocurre si la dentina sufre daños

Hemos de tener en cuenta que la dentina se encuentra entre el esmalte y los nervios del diente. Cualquier problema o afección que afecte al esmalte y no sea tratado es muy posible que acabe por desarrollar enfermedades en la dentina. Por esta razón, la mayoría de afecciones que envuelven a la dentina dental acaban produciéndose por un problema inicial en otra parte de la boca. Es el caso del bruxismo, el rechinar de los dientes desgasta nuestras piezas y puede provocar lesiones en la dentina.

Los primeros síntomas son sensibilidad dental y posteriormente dolor punzante, ya que la dentina está conectada con los nervios, como hemos detallado antes. Pero el bruxismo no es el único factor, sino que la dentina también puede verse dañada por el paso de los años, así como una ingesta muy recurrente de alimentos ácidos o incluso un cepillado demasiado fuerte.

Qué efectos tiene la dentina en la estética de la sonrisa

La dentina tiene un color amarillo que se blanquea gracias al carácter traslúcido del esmalte. Sin embargo, cuando el esmalte sufre algún tipo de daño, la pieza dental deja pasar el color de la dentina, por tanto, presentamos dientes más amarillentos.

Cómo proteger la dentina

Podemos confirmar que la dentina es muy importante para nuestra salud bucodental pero, ¿qué podemos hacer para protegerla? Cuando la superficie del diente sufre algún tipo de daño no se recupera de forma natural, sino que necesita de la asistencia de un odontólogo para solucionar el problema.

En Clínica Dental Carolina López aconsejamos al paciente las mejores formas de evitar el desgaste del esmalte y la dentina en función de su caso personal. En primer lugar, podemos recurrir a las carillas o fundas que recubren nuestro diente y aportan homogeneidad en color y tamaño a la sonrisa.

Por otro lado, si el problema se agrava o es ya muy avanzado, se puede recurrir a la colocación de una funda o corona para evitar que la pieza sufra más daño. También puedes someterte a un blanqueamiento dental y recuperar ese color blanco.

Por último, la mayor protección para la dentina es una higiene dental diaria completa y adecuada. Cepillándonos correctamente con la intensidad necesaria y usando hilo dental y enjuague de forma rutinaria, reduciremos las posibilidades de padecer afecciones que dañen la dentina.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestroNewsletter

Apúntate a nuestra lista de mail para recibir las últimas noticias y actualidad de nuestro equipo.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

te has suscrito correctamente!