Una sonrisa bonita requiere de una rutina completa en términos de higiene y no, no solo hablamos de cepillarnos los dientes. Mantener una buena higiene es más que un cepillo de dientes. Conoce en este post los mejores aliados para una salud bucodental de hierro y cómo utilizar estas herramientas concretamente.

Hilo dental

Para algunos es el gran olvidado de la rutina de limpieza, pero lo cierto es que es uno de los pasos más importantes. Un buen cepillado y un uso correcto del hilo dental nos evitan muchas enfermedades dentales, ya que eliminan los restos de comida y bacterias que se acumulan tras cada ingesta.

¿Cómo utilizar correctamente el hilo dental?

importancia-hilo-dental-salud

Es tan importante usar la seda dental como manipularla correctamente. En primer lugar cortaremos un trozo de hilo de unos 50 centímetros, la medida ideal para utilizarlo de forma cómoda, y enrollaremos cada extremo de la seda entre nuestros dedos corazones para ejercer la presión adecuada. El resto de hilo quedará en nuestras manos, así iremos desplazando el trozo que ya hemos utilizado.

Pasaremos el hilo por cada pieza dental de la siguiente forma: haciendo incidencia en las encías. Esto no significa que debamos presionar excesivamente, sino que rodearemos el diente con la seda y lo desplazaremos a la parte junto a la encía. Aquí, en un movimiento en ‘U’, pasaremos la seda por cada lado de la encía que toca el diente.

Cepillo interdental

Los huecos en los dientes son los lugares donde más resto de comida se acumula. De no eliminar estos restos podemos sufrir enfermedades en las encías, por eso existe el cepillo interdental. Esta herramienta es muy fácil de utilizar y está diseñada para evitar estos problemas.

Los cepillos interdentales pueden ser curvos o rectos. Ambos tipos cumplen la misma función pero difieren en la comodidad. Los acodados o curvos pueden resultar más fáciles de manipular. Nuestro odontólogo u odontóloga nos recomendará el grosor ideal para nuestra limpieza, ya que depende del espacio entre piezas dentales que tengamos.

¿Cómo usar el cepillo interdental?

Pasaremos el cepillo por los huecos entre los dientes de dentro a fuera y después repetiremos el proceso desde la cara interna de las piezas dentales. Con una presión mínima conseguiremos nuestro objetivo, por lo que no es necesario ejercer fuerza. Si el cepillo interdental es del grosor adecuado se deslizará por el espacio entre los dientes sin esfuerzo.

A través del uso de la seda y del cepillo interdental conseguiremos eliminar la placa bacteriana antes de que se convierta en sarro.

El último paso: enjuague bucal

El enjuague bucal es el último paso de nuestra rutina de higiene para una sonrisa sana. No solo completa la limpieza, sino que además ayuda a la cicatrización de posibles heridas que podamos tener en la boca y combate el mal aliento. Es un arma muy eficaz para la eliminación de las bacterias que amenazan nuestra salud bucodental.

Lo recomendable es utilizarlo dos veces al día, después de la comida y la cena por ejemplo. Nos enjuagaremos con el colutorio durante 30 segundos y lo desplazaremos por todas las partes de nuestra boca, como nos sea posible.

Cuál es el mejor enjuague bucal

La respuesta dependerá de las características de nuestra salud bucodental. Si presentamos problemas en las encías o gingivitis, el dentista nos recomendará un tipo de colutorio específico. Por esta razón, es importante que nuestro profesional de confianza decida qué enjuague bucal utilizaremos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestroNewsletter

Apúntate a nuestra lista de mail para recibir las últimas noticias y actualidad de nuestro equipo.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

te has suscrito correctamente!