Si eres de los que espera a sentir dolor antes de llamar a tu odontólogo, deberías saber que cuando éste aparece es demasiado tarde o al menos lo es para evitar tratamientos invasivos o lo que es peor, otras patologías más graves. Precisamente, para evitar esto, nació la odontología preventiva.

De la mano de profesionales expertos y de las últimas tecnologías se detectan pequeñas patologías dentales, pudiendo así tratarlas a tiempo, antes de que se desarrollen o vayan a más. Esta rama de la odontología es, por tanto, la mejor garantía de tu salud oral y lo que es más importante, de tu salud general.

Pero ¿qué es exactamente la odontología preventiva? Se trata de una combinación de chequeos dentales acompañados del desarrollo de buenos hábitos, como el cepillado, el uso del hilo dental o una correcta alimentación. La principal premisa para que se efectiva es acudir a revisiones periódicas cada 6 meses con tu odontólogo, tengas o no tengas patologías dentales. Y no hay que esperar a la edad adulta. Ni mucho menos. Para desarrollar hábitos bucodentales saludables es fundamental comenzar desde el momento en que aparece el primer diente, pues si importante es el papel que juega el dentista en la prevención, no lo es menos el del paciente.

¿Qué dentistas ofrecen odontología preventiva y qué tratamientos incluyen?

Tanto tu dentista de familia como los dentistas pediátricos pueden ejercer la odontología preventiva. Una de sus funciones fundamentales será guiarte en el cuidado dental adecuado, pero, además, podrán identificar un problema potencial antes de que sea grave y ayudarte a adoptar hábitos saludables. Esta atención es especialmente importante en los niños, pues cuanto antes se detecte un problema más fácil será de solucionar y menos costoso su tratamiento. Con esto objetivo los odontólogos te ofrecen servicios como:

  • La estimulación de buenos hábitos dentales como el cepillado y el uso del hilo dental.
  • Te aconsejarán sobre los hábitos alimenticios que contribuyen a mejorar tu salud dental.
  • Te realizarán exámenes bucales regulares, generalmente cada 6 meses.
  • Limpiezas dentales.
  • Aplicación de flúor para promover la remineralización.
  • Sellado de cavidades y fisuras.
  • Rayos X para supervisar el desarrollo de la mandíbula y la dentadura.
  • Aplicación de protectores bucales deportivos.
  • Identificar problemas relacionados con la salud que pueden impactar en tu salud bucodental.

Gracias a estas actuaciones la odontología preventiva reporta grandes beneficios para el paciente:

  • Se reducen los riesgos de caries, enfermedad de las encías o problemas dentales más serios, minimizando su tratamiento y coste.
  • El paciente adquiere buenos hábitos de higiene oral, como cepillarse los dientes, usar hilo dental o los colutorios adecuados.
  • Los completos exámenes de boca, mandíbula o cuello permiten identificar problemas relacionados u otras patologías que podrían estar manifestándose a través de algún problema en tu boca. La diabetes, la osteoporosis, cientos tipos de cáncer o los trastornos alimenticios pueden impactar en la salud oral y dental.
  • Para las personas con enfermedades crónicas el cuidado dental preventivo es fundamental para su salud en general.

El papel activo del paciente es vital para la prevención

Pero si el papel del dentista es fundamental, como hemos dicho, el del paciente no lo es menos. Debe participar activamente en el cuidado de su boca, cepillándose los dientes al menos dos veces al día, usando hilo dental y enjuagues bucales y lo que no es menos importante, llevando una alimentación adecuada, que evite los alimentos ácidos, que puedan dañar el esmalte, que tenga especial cuidado con los alimentos duros, como los caramelos, las comidas con huesos o las semillas, que pueden partir o astillar los dientes y fundamental, evitar fumar y todos aquellos productos derivados del tabaco.

En definitiva, la odontología preventiva tiene como objetivo promover, mantener y restaurar la salud oral de todos los pacientes, tanto si presentan una boca totalmente sana como si por el contrario sufren patologías. Se trata de diagnosticar y tratar lo antes posible cualquier problema y rehabilitar y restaurar la salud del paciente, al tiempo que se le educa para que mantenga una buena higiene en su casa. Es uno de los pilares de tu salud oral y una eficaz manera de prevenir y evitar diferentes enfermedades que pueden mermar significativamente tu salud y calidad de vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestroNewsletter

Apúntate a nuestra lista de mail para recibir las últimas noticias y actualidad de nuestro equipo.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

te has suscrito correctamente!