Lucir una dentadura perfecta ha supuesto, durante muchos años, pasar una larga temporada con molestias, incomodidades y miedo a sonreír para no enseñar los antiestéticos brackets. Pero, hoy en día, es posible llevar ortodoncia de manera mucho más discreta y cómoda. La ortodoncia invisible es una alternativa a la tradicional que, además de solucionar problemas de apiñamiento, diastemas o sobremordida, es mucho más estética que los aros y brackets de aluminio u otros materiales que cubren la parte anterior de los dientes y que son claramente visibles al hablar o sonreír.

Existen dos tipos de ortodoncia invisible:

  • La ortodoncia lingual o de incógnito. Es muy similar a la ortodoncia convencional pero los brackets son menos gruesos y se colocan en la parte posterior de los dientes, por lo que no se aprecian desde el exterior. Normalmente los aparatos y brackets se diseñan a medida de cada paciente mediante un programa informático de 3D.
  • Invisalign. Es la técnica más moderna del mercado y ha supuesto una revolución tanto en la planificación como en el desarrollo de este tipo de tratamientos. Se fabrica a medida, con materiales plásticos, una férula transparente con unos accesorios en su interior, que controlan el desplazamiento de los dientes hacia la posición deseada. Normalmente se cambia cada dos semanas, atendiendo a las indicaciones de un programa informático en 3D, que determina la evolución en la corrección de la dentadura en cada momento.

Estas dos técnicas son igualmente eficaces, pero entre ellas hay diferencias que debes conocer antes de declinarte por una u otra.

  • Invisaling no utiliza brackets ni alambres, lo que evita las llagas y otras habituales molestias ocasionadas por el roce. Además, como es removible, se puede quitar para comer y cepillarse los dientes, facilitando la higiene bucodental.
  • La ortodoncia lingual, aunque los brackets son mucho más finos que en la tradicional y molestan mínimamente, sí requiere de un periodo de adaptación de entre 15 y 20 días. Su principal cualidad es que evita los daños en el esmalte de la parte frontal de los dientes, como descalcificaciones o manchas. En cuanto a las ventajas frente a invisalign,

es más barata y más invisible. La férula de invisalign se encaja en la arcada dental y a pesar de ser totalmente transparente, puede apreciarse desde el exterior al incidir la luz y producir brillos.

Con todo ello, lo cierto es que cada vez son más los pacientes que se inclinan sobre Invisalign frente al resto de tipos de ortodoncia. Por ello, si eres de los que valoran el factor estético y primas la comodidad, vamos a conocer un poco más de esta técnica y los pasos que deberás seguir si recurres a ella.

Lo primero será acudir a tu especialista para que te haga una revisión y sea él quien valore si el tratamiento es apto para el problema que se quiere solucionar. Si es así, te tomarán modelos de la boca y mediante un software 3D se creará un tratamiento virtual, en el que se plantea el movimiento de cada uno de los dientes desde su posición actual hasta la posición deseada. Así, el especialista puede determinar la evolución del tratamiento en cada fase del mismo. A partir de aquí, se confeccionan a medida los alienadores transparentes que, de forma periódica, se irán cambiando para que, poco a poco, se vayan enderezando las piezas dentales. Generalmente, estos alienadores se cambian cada dos semanas. La duración del tratamiento varía según cada caso, pero, normalmente, se prolonga entre 9 y 18 meses. Aunque ya te hemos destacado algunas de sus ventajas vamos a profundizar en ellas:

Aunque, como hemos dicho, los alienadores se cambian cada dos semanas aproximadamente, en la mayoría de los casos el cambio de férula lo puede hacer el paciente, por lo que se reducen las visitas al especialista.

  • Menos lesivo. La férula está fabricada con materiales plásticos que no ocasionan roces, llagas o heridas.
  • Facilita la higiene. al ser removible puedes quitártela durante las comidas y cepillarte los dientes antes de volver a colocártela.
  • Fácil y rápida adaptación. Por todo lo anterior, adaptarse al invisalign es muy sencillo. Además, la férula se realiza a medida de cada paciente. La tecnología 3D reproduce tu boca y encaja perfectamente por lo que a penas notarás que la llevas.
  • Menos efectos secundarios. Esta técnica evita problemas posteriores al tratamiento como la gingivitis, las manchas o las caries.

Si quieres que los tiempos y objetivos se cumplan eficazmente, es fundamental que sigas a rajatabla las instrucciones del ortodoncista y lleves puesto el alienado como mínimo 20 horas al día.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestroNewsletter

Apúntate a nuestra lista de mail para recibir las últimas noticias y actualidad de nuestro equipo.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

te has suscrito correctamente!