Podría parecer un mero problema de estética o convertirse en una constante y dolorosa molestia en nuestra boca, pero sin duda, lo más importante a tener en cuenta cuando padeces un flemón es que te podría provocar un serio problema de salud. Se trata de una infección bacteriana en la cavidad bucodental y las infecciones orales son muy peligrosas si no se tratan correctamente y con celeridad. De no ser así, la infección podría llegar a otros lugares del cuerpo a través del torrente sanguíneo. Por tanto, ante cualquier síntoma de flemón o absceso dental deberías acudir de inmediato a tu odontólogo para que te trate la infección. Existen tres tipos de absceso: el periapical (el depósito de pus se origina en la pulpa del diente); el absceso gingival (el flemón se forma en las encías y no afecta ni al diente ni a los soportes dentales) y el absceso periodontal (la infección se forma en los huesos que soportan a las piezas dentales).

 

Ahora ya sabes qué es y en qué se puede convertir un flemón pero, para que no tengas la menor duda de cuándo deberías acudir a tu dentista, vamos a profundizar en sus principales síntomas. Conocido como absceso oral, es una infección que presenta inflamación de la zona. Surge cuando las bacterias generan depósitos de pus que se originan en los tejidos más blandos de la cavidad bucodental. En función de la gravedad de esta infección y de la persona que lo padece, los síntomas de un absceso pueden variar. Así que, si presentas alguno de estos síntomas, deberías visitar tu clínica dental cuanto antes:

  • Sensibilidad dental: normalmente el absceso aumenta la sensibilidad oral al comer o tomar bebidas muy frías o muy calientes.
  • Halitosis: el mal aliento es otro de los síntomas comunes en los abscesos. No hay que olvidar que el flemón está causado por un depósito de pus de origen bacteriano que genera un olor desagradable.
  • Dolor intenso: en los abscesos dentales el dolor en la zona afectada suele ser muy intenso. Aparece sin avisar y genera molestias constantes, que al morder suelen aumentar considerablemente.
  • Inflamación: una de las señales de alarma más frecuentes suele ser que se hincha la zona exterior de la cara.
  • Problemas para abrir la boca: cuando el dolor es intenso comer o abrir la boca puede ser cada vez más difícil y doloroso.
  • Malestar general: si la infección ya está evolucionado, la fiebre y el malestar general son consecuencias del absceso bucodental.

 

Existen diferentes causas por las que puede formarse un flemón en nuestra boca pero vamos a detallar las más comunes:

  • Enfermedad periodontal: las enfermedades como la gingivitis o la periodontitis pueden causar la aparición de flemones en los tejidos blandos de la boca. Al entrar las bacterias en las encías la infección ataca al soporte de los dientes. Si no se trata a tiempo, se debilitan los soportes dentales y se puede llegar a perder los dientes.
  • Caries: cuando la caries no se trata evoluciona afectando a los tejidos más internos del diente y si la infección llega hasta la pulpa es habitual que aparezca el absceso.
  • Traumatismos orales: un simple golpe puede provocar fisuras o roturas en los dientes. Las bacterias aprovechan estas grietas para llegar a las zonas internas de las piezas dentales donde se expande la infección, creando el flemón.

 

Ya sabemos los síntomas que nos deben alertar y también que patologías pueden producir los flemones per tal vez lo más importante es saber cómo prevenirlos, cómo evitar tanto los síntomas como la aparición de esta patología:

  • Mantener una exhaustiva higiene bucodental: Después de cada comida es preciso cepillar minuciosamente tus dientes, usar el hilo dental y también son muy recomendables los enjuagues. Los cepillos interproximales y el irrigador bucal también serán de gran ayuda en esta tarea.
  • Evita malos hábitos como el tabaco o el alcohol.
  • Sigue una dieta saludable, rica en frutas y verduras. No te excedas con los alimentos ácidos y evita azúcares añadidos.
  • No olvides tus revisiones (como mínimo anuales) al dentista y ante cualquier mínimo indicio de problemas en tu boca acude inmediatamente a la clínica odontológica.

 

Si a pesar de cumplir rigurosamente estos consejos aparece en tu boca un flemón tu odontólogo será tu mejor aliado para erradicarlo. En un primer momento y con una sencilla exploración detectará la pieza que tienes afectada. Hay casos en que se debe realizar una radiografía complementaria para asegurarse del alcance de la lesión. Lo más importante antes de iniciar el tratamiento odontológico es bajar la inflamación y vencer la infección. Para conseguirlo tu dentista te recetará un tratamiento antibiótico. Cuando éste haya hecho efecto será el momento de afrontar el tratamiento odontológico. Si la causa es dental se suele realizar un tratamiento endodóncico del diente afectado. Se limpian las raíces por dentro, eliminando los tejidos infectados y colocando la medicación adecuada para neutralizar las bacterias. Pero si el problema es periodontal, es decir las encías están infectadas, se realizará un raspado y alisado de la zona y en los casos más graves se recurrirá a la cirugía periodontal para eliminar la infección por completo.

 

El principal objetivo de estos tratamientos es salvar el diente, pero si la pieza está muy afectada, si está muy destruida o si hay una fractura dental, el único tratamiento posible será la extracción del diente afectado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestroNewsletter

Apúntate a nuestra lista de mail para recibir las últimas noticias y actualidad de nuestro equipo.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

te has suscrito correctamente!