Un tercio de la población española tiene o ha tenido alguna vez llagas o aftas en la boca. Hay quien las padece solo en algún momento puntual o quienes llevan luchando con ellas desde niños. Pero, a pesar de lo muy molestas que pueden llegar a ser, en la mayoría de los casos no son graves y se suelen curar solas. Habitualmente aparecen sobre la mucosa de la cavidad oral (el interior de las mejillas, la lengua, el paladar o las encías), su forma es redonda u ovalada, de unos 3 a 8 milímetros, de color blanquecino o amarillento y suelen tener un halo rojizo alrededor. Pueden aparecer en solitario o en grupos de hasta 20 o más. Aunque, como hemos señalado, generalmente no son graves, lo cierto es que pueden mermar y mucho nuestra calidad de vida, pues llegan a ser muy dolorosas y convierten el simple hecho de comer, beber e incluso hablar en un auténtico suplicio. Por si eres ese “uno” de cada tres españoles que las padece, hoy te contamos qué son, por qué aparecen y lo que seguro más te interesa: cómo prevenirlas o tratarlas.

¿Por qué aparecen?

En la mayoría de los casos la causa es desconocida y nunca se llega a saber su origen, pero también hay casos en que pueden estar alertándonos sobre otro problema de salud más concreto:

  • Carencia de vitaminas o minerales tales como el ácido fólico, la vitamina B12 o el hierro.
  • Intolerancia al gluten.
  • Reacción de nuestro sistema inmunológico frente a las bacterias de la flora bucal.
  • Infecciones virales que se manifiestan con este tipo de heridas en la boca.
  • Traumatismos. Un mordisco o un golpe podría dañar la membrana interior de nuestra boca y desencadenar la aparición de las llagas.
  • Ortodoncia, prótesis dentales o una limpieza dental agresiva.
  • Ingerir alimentos como el chocolate, el café, el tomate, la fresa, los cítricos, el queso y algunos frutos secos, con los cacahuetes y las almendras.
  • Trastornos como gingivoestomatitis, herpes simple, leucoplasia, cáncer oral, liquen plano oral, candidasis bucal, la enfermedad de Behçet o histoplasmosis.
  • Estrés.
  • Cambios hormonales. De hecho, las llagas afectan dos veces más a las mujeres que a los hombres y en muchas ocasiones aparecen en algún momento del ciclo menstrual.
  • Fármacos. El laurel sulfato de sodio, un ingrediente de algunos dentífricos y enjuagues bucales puede provocar la aparición de aftas.
  • Alergias.
  • Predisposición genética. Si tu padre o tu madre suelen tener, es muy probable que tú también las padezcas.

Prevención y tratamiento

Si eres propenso a las llagas, los expertos recomiendan evitar alimentos ácidos, picantes o muy calientes. También es fundamental llevar una dieta equilibrada, rica en alimentos que nos proporcionen las cantidades adecuadas de hierro, ácido fólico, vitamina B y zinc.

Así mismo, es clave mantener una exquisita higiene bucodental y utilizar cepillos suaves que deberás cambiar con regularidad. Si llevas ortodoncia, la cera te será de gran utilidad y si usas prótesis dental, debes asegurarte de que está bien ajustada y usar geles y almohadillas adhesivas para que se fije bien y su movimiento no te provoque heridas.

Si a pesar de seguir estos consejos no has podido evitar su aparición, para aliviar el dolor y la inflamación puedes recurrir a antihistamínicos, antiácidos, corticosteroides, anestésicos locales o antiinflamatorios tópicos (siempre bajo prescripción médica). Y remedios caseros como enjuagarse la boca con agua y sal o bicarbonato también pueden ser una buena opción.

Cuándo consultar a tu médico

Si padeces llagas con demasiada frecuencia, no se curan en una o dos semanas, son grandes y muy dolorosas o si te producen malestar general, dolor de cabeza o fiebre, no dudes consultar a tu médico para que descarte otras patologías más graves.

Y, por último, vamos a desmontar dos mitos que han pasado a formar parte del imaginario colectivo pero que no por ello son ciertos: Las llagas o aftas no se contagian. Así que no tienes porqué padecerlas por mucho que beses o compartas vaso o cubiertos con otras personas (eso sí, te recomendamos no hacerlo pues, como bien sabes, otras patologías como el Covid-19 sí se contagian por esta vía). Y no hace falta que te atiborres a vitaminas u oligoelementos para prevenirlas, pues solo son efectivos si tienes carencia de ellos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestroNewsletter

Apúntate a nuestra lista de mail para recibir las últimas noticias y actualidad de nuestro equipo.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

te has suscrito correctamente!