Con la llegada del calor aumentamos la ingesta de bebidas y alimentos fríos para refrescarnos. Los granizados o los helados forman parte de nuestra rutina alimenticia en verano, sin embargo, también puede ocasionarnos dolores agudos en los dientes.

Esta molesta sensación se denomina sensibilidad dental y aparece cuando hay una disminución o pérdida del esmalte dental, o una retracción de la encía. En estos casos, el diente queda expuesto por lo que estos estímulos externos tocarán las terminaciones nerviosas.

Pero ¿cómo podemos evitar la sensibilidad dental?

Higiene bucal

Una vez más, una correcta higiene bucal es fundamental para conservar en buen estado el esmalte y las encías.

Además, hay productos específicos como pastas dentífricas que forman una capa protectora sobre el esmalte para prevenir esta dolencia.

Evita las bebidas o alimentos muy fríos

Aunque es casi misión imposible eliminar este tipo de productos en verano, opta por esperar unos minutos antes de ingerirlos para que pierdan el frío intenso y no resulte un ataque tan directo a los dientes.

Acude al dentista

Si el dolor es muy fuerte y no remite debes visitar a tu dentista para que se asegure de que no padeces ningún otro tipo de enfermedad dental.

Tratamientos

Uno de los tratamientos más frecuentes consiste la aplicación de compuestos de nitrato, potasio y flúor. Normalmente, a los 10-15 días de la aplicación de estos tratamientos el paciente ya nota una importante mejoría.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestroNewsletter

Apúntate a nuestra lista de mail para recibir las últimas noticias y actualidad de nuestro equipo.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

te has suscrito correctamente!