Dolor, llagas, incomodidades o complejos ya son historia gracias a Invisaling. La tecnología más vanguardista aplicada a la ortodoncia que ha desbancado a los antiestéticos e incómodos bráquets.

Estos alienadores transparentes nacieron en 1997 de la creatividad de Zia Chisthi y Kesley Wirth, dos estudiantes de la universidad de Stanford, en un garaje de Menlo Park en California. Querían encontrar una alternativa a los aparatos tradicionales y la encontraron en la impresión 3D. Mediante esta técnica crearon unos alienadores transparentes que se podían quitar y poner y que, desde el primer momento, contaron con el aval de la Agencia Norteamericana del Medicamento. Esta nueva ortodoncia conseguía mover y recolocar las piezas dentales, tras realizar un minucioso análisis y una predicción, a través de un sofisticado Software.

Y precisamente aquí radica uno de los grandes secretos de su éxito: desde el primer momento se realiza una simulación por la que el paciente puede ver los resultados finales sin siquiera haber comenzado el tratamiento. Una gran ventaja respecto a los bráquets lineales Incógnito, los de cristal de zafiro o los metálicos convencionales, pero ni mucho menos la única.

Ventajas del Invisaling frente a otras ortodoncias:

  • Son mucho más discretos. Al ser transparentes, los alienadores son casi invisibles e imperceptibles en distancias cortas. Solo la ortodoncia lingual es más discreta, pues al colocarse en la cara interna de los dientes, no se ve absolutamente nada.
  • Es mucho más cómodo, ya que no cuenta con elementos metálicos y se evitan así los roces, llagas o heridas en la boca.
  • Es una aparatología removible (de quita y pon). No existen, por tanto, limitaciones respecto a los hábitos alimenticios y tampoco se limita la higiene pues, tanto para comer como para lavarse los dientes, se debe quitar. También puedes prescindir de ellos en momentos puntuales o eventos sociales en los que no quieras que nadie note que llevas ortodoncia.
  • Es totalmente predecible. Gracias al escaneado en 3D de los dientes del paciente se puede simular de manera virtual los movimientos de los dientes y ver el inicio, la evolución y la finalización del caso con un vídeo-diagnóstico llamado clincheck. El paciente puede ver cómo será su sonrisa antes de que se le coloque el primer alineador. Este software es el mayor elemento diferenciador de Invisaling respecto de otros sistemas de ortodoncia.
  • Está indicado para todo tipo de pacientes. De hecho, de la mano de un especialista en la técnica, se pueden resolver más del 95% de los casos.
  • No implica restricciones a la hora de comer. Como hemos dicho, para comer se deben quitar los alienadores. Por tanto, a diferencia de lo que ocurre con los bráquets tradicionales, se puede comer cualquier cosa.

Ivisaling paso a paso

En la primera visita el odontólogo lleva a cabo una valoración personalizada de las necesidades del paciente y se realiza un completo estudio de ortodoncia (radiografías, fotos intraorales y extraorales y escaneado 3D de los dientes). Después, se establece un plan de tratamiento que se puede visualizar mediante un vídeo diagnóstico. Con el consentimiento del paciente, se mandan “imprimir” los primeros alienadores correctores.

En la siguiente consulta se inicia el tratamiento con el cementado de ataches (pequeños relieves de composite que se adhieren al diente y que permiten ejercer más fuerza, haciendo más efectivo el procedimiento) y la entrega de las primeras férulas. Posteriormente se irán programado las visitas, para controlar la evolución e ir cambiando los alienadores. Estas férulas se deben usar una media de 22 horas diarias y se cambian cada 10 o 15 días. Una vez conseguidos los objetivos del tratamiento, se colocan unos retenedores especiales para evitar cualquier retroceso.

Cuidados del Invisaling

Los alienadores se deben limpiar cada vez que nos los quitamos. Lo ideal es realizar la limpieza con un cepillo, jabón neutro y agua tibia. También es muy recomendable sumergir las férulas en un vaso de agua con una pastilla para limpiar prótesis dentales. Así evitaremos que aparezcan manchas o malos olores. Una vez finalizada la limpieza, es fundamental que siempre se guarden en las cajas que nos dio el primer día el ortodoncista. Si no convertimos este gesto en un hábito es fácil que se pierdan o acaben en la basura.

Como ves, Invisaling aporta innumerables ventajas, pero para que el tratamiento sea efectivo y consigas la impecable sonrisa que anhelas, no debes olvidar que es imprescindible que lleves los alienadores 22 horas al día. Es decir, también deberás dormir con ellos y solo quitártelos para comer o cepillarte los dientes. Y aunque, tanto el tabaco como el café pueden manchar las férulas, si eres café-adicto o fumador empedernido, mejor que no te las quites cada vez que vayas a caer en la tentación, pues no cumplirías las horas obligatorias y pondrías en riesgo el éxito del tratamiento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestroNewsletter

Apúntate a nuestra lista de mail para recibir las últimas noticias y actualidad de nuestro equipo.

Email:
Acepto tratamiento de mis datos para suscribirme al newsletter

te has suscrito correctamente!